Tironeos/Horacio Verbitsky*

*Publicado en el blog El Cohete a la Luna el 18 /03/2018.

Durante su mensaje en la feria Expoagro, que organizan los diarios La Nación y Clarín, el presidente Maurizio Macrì reiteró su propósito de convertir a la Argentina de granero en supermercado del mundo. Pero con la caída del consumo y el simultáneo aumento de la importación, esa es una consigna hueca desmentida por los hechos. Quien lo puntualizó fue el ex ministro de Devaluación y Pesificación Asimétrica José de Mendiguren. “El mundo nos está llenando las góndolas a nosotros”, replicó sin remilgos.

La empresa que organiza la feria Expoagro es Exponenciar, cuyos accionistas son los dos grandes diarios. El municipio de San Nicolás les regaló el usufructo de esas 150 hectáreas expropiadas en el kilómetro 225 de la Ruta Nacional 9. Además se hizo cargo del movimiento de suelo, tendido de un doble alambrado olímpico, hormigonado de tres hectáreas, construcción de baños, cableado subterráneo, tendido de agua con perforaciones y bombas, más 4000 metros del predio asfaltados. La decisión la tomó el intendente justicialista Ismael Passaglia, quien luego se pasó al PRO e integra el gabinete de María Eugenia Vidal, mientras su hijo homónimo fue designado director de Provincia Bursátil y el municipio quedó a cargo de su otro hijo, Manuel Passaglia, concejal del FpV. La renovación peronista que alienta el gobierno no consiste en arrojar viejos por la ventana sino en promoverlos al nivel superior una vez mimetizados. “El peronismo nos acercó a Vidal”, dijo Baby Passaglia. Este es el espécimen más joven de la fauna política provincial al frente de una intendencia. Su acercamiento al gobierno provincial es un proyecto en escala nacional y con perspectiva de futuro.

paolo roca macriMendiguren no habla por boca propia; es el altoparlante de los grupos económicos locales que paradójicamente conduce la trasnacional italiana Techint, cuyo CEO, Paolo Rocca, se reunió dos veces en una semana con el jefe del gabinete de ministros Marcos Peña Braun, para intentar que el choque de intereses no derive en una crisis política.

Ese sector, del que también forman parte Arcor y el Grupo Clarín y que toma las decisiones en la Unión Industrial, se alineó con el bando devaluacionista en la pugna con los dolarizadores durante la crisis de fin de siglo, y con el Frente Renovador de Sergio Massa en 2015 y 2017. La evaporación de esa alternativa lleva a los grupos económicos a expresarse en forma directa. La facilidad discursiva con que Macrì llama mafioso a cualquiera que no se pliegue a los deseos del Ingeniero Jefe de la Nueva Revolución Argentina (según la desopilante parodia de Carlos Barragán en el noticiario La Argentina es así) y la detención por unas horas del ex presidente de la UIA Juan Carlos Lascurain hicieron temer a los sindicalistas patronales que el gobierno pudiera reservarles el mismo trato que a los sindicalistas obreros. Pregonar y punir la venalidad ajena es una original manera de afirmar la presunta virtud propia. Al ladrón, al ladrón es un grito muy pragmático en medio de una multitud dispuesta a linchar a alguien, y el Hit del Verano aceleraría las pulsaciones de cualquiera a quien fuera dedicado.

Cerrar filas

Ya en agosto de 2010 el hombre de Clarín Héctor Magnetto recibió en su departamento de Alvear y Cerrito a Macrì y a la plana mayor del Peornismo Opositor, de cuyas figuras hoy sólo subsiste Felipe Solá. También se sentaron a la mesa los principales periodistas de Clarín que, sin embargo, no informaron sobre el encuentro. Sí lo hizo su socio La Nación: se trató de acercar posiciones para conformar la alianza electoral antikirchnerista que interesaba al anfitrión. Al mes siguiente, Magnetto reveló la razón de su urgencia en una inusual entrevista al Financial Times. Dijo que la administración de Cristina Kirchner “está entrando en una fase confiscatoria”. Si esto fuera cierto valdría todo para impedirlo.

Pero en 2011 Macrì se dejó convencer por su coach personal Jaime Durán Barba de que sólo podía aspirar a la reelección como alcalde porteño, y en 2015 que se desdibujaría si acordara con Sergio Massa y un sector del peronismo. Pero también había escépticos entre los renovadores. El ex ministro de Economía Roberto Lavagna, por ejemplo, dijo que “con Macrì se puede ganar una elección pero después no se puede gobernar, eso no le sirve al país”. Gran premonición.

Por más diferencias que tuvieran, las distintas fracciones de capital coincidían entonces y siguen de acuerdo hoy en la exclusión del kirchnerismo cuando se discute de política, y en el achicamiento de la participación de los trabajadores en el Producto Interno Bruto si se habla de efectividades conducentes. Ése es su punto de unidad, que cada vez resulta menos eficaz para disimular sus intereses contradictorios. Ahora, igual que entre 1976 y 2002, el patrón de acumulación de capital se inscribe dentro de la valorización financiera. Pero entonces el control del Estado estaba en manos de los grupos económicos locales y no del capital financiero internacional, las empresas multinacionales de hidrocarburos y energía y el sector agropecuario, como bajo la gestión de Cambiemos.

Los lenguaraces del oficialismo utilizaron los tironeos con la Unión Industrial para refutar que el de Macrì sea el gobierno de los ricos. Esta es una confusión intencionada porque la ruptura entre ambas fracciones del capital (que dio lugar a la irrupción de los gobiernos nacionales y populares, con sus propias peculiaridades y etapas, que permanecieron hasta 2015) fue profunda y no se pudo superar, ni siquiera en las postrimerías del gobierno del FpV, como lo muestra la subsistencia de las dos expresiones políticas dentro de los sectores dominantes: la alianza entre el PRO y los radicales (Cambiemos) que expresa los intereses del capital financiero internacional y el Frente Renovador que hace lo propio respecto a los grupos económicos locales.

La voz del Tío

Además de insistir con la idea del supermercado, Macrì dijo en Expoagro que los propietarios rurales sí cumplieron, en otra indirecta a los grupos económicos de la UIA. Anunció la prórroga de todos los vencimientos de los créditos (lo cual permitirá aumentar su monto) y la eliminación de controles, que equiparó con “la pata encima”: el registro fiscal de operaciones de granos, el de tierras rurales, el de usuarios de semillas. “De siete declaraciones juradas que tienen que presentar ahora quedará solo una, y vamos a seguir anulando todos los trámites que genera el Estado. Somos un equipo. Valoramos los cientos de miles de puestos de trabajo que genera el campo y puede generar muchos más. Ustedes respondieron con las dos cosechas más importantes de la historia, todo lo que ganan lo reinvierten”. Macrì habló con la voz de su familia materna.Con 26.381 hectáreas en la provincia de Buenos Aires, el Grupo Agropecuario Blanco Villega

s integra la cúpula de los mayores propietarios del país. Sus accionistas son la madre y un hermano del presidente Macrì (Alicia Blanco Villegas y Gianfranco Macrì); sus tíos Lía Esther y Jorge Alberto Blanco Villegas, la esposa de Jorge, Argentina Cinque, y Julio H. D’Hers, propietarios de las sociedades Cabalgando, Quequén Grande, Agropecuaria San Juan de Deane, Las Tijeretas, Los Aperos, El Tinglado, El Jilguero, El Patacón, La Cebadilla, La Reserva y cuatro condominios. Jorge Alberto fue presidente de la Unión Industrial, por su armaduría de kits importados, instalada en el paraíso subsidiado de Tierra del Fuego. También fue concesionario de FIAT cuando los Macrì dirigieron su operación y presidió el Banco Comercial. Difícil encontrar mejor paradigma de la oligarquía diversificada que describe en sus trabajos teóricos Eduardo Basualdo.

La idea de que los patrones rurales reinvierten todo lo que ganan y que son grandes generadores de empleo es el chiste con que todo orador convencional hace más ameno su mensaje. La Comisión Especial Investigadora de la Cámara de Diputados sobre Fuga de Divisas durante el año 2001 publicó un informe con la lista de quienes desfondaron aquel año la economía argentina, entre ellos Franco Macrì y Jorge Blanco Villegas, quienes junto con el actual presidente formaban la cúpula de SOCMA, que quiere decir Sociedades Macrì. Lejos de reinvertir, fugan y son expertos en guaridas fiscales. Durante su discurso de 2016 ante la Sociedad Rural, el presidente hizo un gran aporte a la lingüística: descubrió que gauchada deriva de gaucho. Para calcular la dimensión de la gauchada, los investigadores del CEPA establecieron el costo de las retenciones abolidas sobre el monto de las exportaciones realizadas. Sólo el 1% de las exportaciones estaba exento del pago de derechos mientras desde entonces no paga derechos el 65% de los dólares exportados.

En 2016 el gobierno debería haber recaudado por retenciones 9.561 millones de dólares, pero sólo ingresaron 4.869 millones. CEPA agrega que el sector agropecuario se apoderó del 69% de ese beneficio, una tajada que en 2016 ascendió a 48.000 millones de pesos. Pese a ello, su producción y sus exportaciones se contrajeron en 2016 y crecieron mucho menos que la inflación y que las importaciones desde entonces. Tomando las exportaciones de 2017 y aplicándoles la alícuota de 2018 para la soja, con una reducción del 0,5%, CEPA estima que si los volúmenes exportados fueran los mismos este año, la disminución de retenciones a la exportación de soja implicaría una transferencia a favor de los exportadores de 395 millones de dólares sólo por la soja, equivalentes a 8.144 millones de pesos al tipo de cambio de esta semana. En un contexto donde imperó el ajuste a los jubilados para resolver un problema de déficit fiscal y una presión fortísima para que los trabajadores negocien paritarias a la baja, ese dinero no sólo se detrae del resto de la sociedad, sino que además contribuye al alto precio de los alimentos, que merma el poder adquisitivo del salario.

Grafico-retencionesBlanco Villegas también era presidente de Conklin Pacific LTD, una compañía offshore radicada en las Islas Vírgenes británicas, que en 1998 fue vendida a New Charlotte LTD, cuando su valor era de 11,9 millones de dólares, según la investigación sobre los Panama Papers que condujo para el diario La Nación Hugo Alconada Mon. Fugador en 2001, propietario en una guarida fiscal dos décadas después, sólo su lamentada muerte impidió que el Tío Jorge figurara en la lista de quienes se acogieron al blanqueo que Macrì promulgó en su homenaje, para beneficio de familiares, socios y amigos.

El agro sólo genera el 5,1% del empleo registrado en el sector privado: 323.826 trabajadores sobre un total de 6.288.106, a diciembre de 2017. Si esa incidencia en el empleo total fuera mayor, sería porque los empresarios rurales no tienen registrados a los trabajadores, como el ex presidente de la Sociedad Rural y actual ministro Luis Miguel Etchevehere. Entre diciembre de 2015 y diciembre de 2017, este sector aumentó el empleo sólo un 2,2%: 7.280 nuevos trabajadores registrados. En 2017 la cifra de creación de empleo en el agro fue todavía menor que en 2016: sólo 874 nuevos trabajadores registrados. Si se comparan bienios, el promedio de los últimos dos años del gobierno anterior era de 325.413 trabajadores, por encima de los 320.425 del primer bienio de Macrì. No sólo no genera más empleo, destruye el existente.

Para contrastar, CEPA consigna que la industria representa el 18,9% del empleo en el sector privado registrado: 1.188.420 trabajadores. Cifra similar puede visualizarse en Comercio y Reparaciones 1.184.367 trabajadores (18,8%). Con menos incidencia, pero sin embargo superando al agro, la rama Transporte genera 561.107 puestos de trabajo registrados (8,9%), y la Construcción representa el 7,3% (aquí se trata de otro sector con elevado nivel de informalidad), con 456.151 trabajadores.

No sólo el empleo es escaso. Además las remuneraciones son mezquinas. Según los datos del Sistema Integrado Previsional Argentino (SIPA) a septiembre de 2017 los trabajadores del agro percibían 13.682 pesos mensuales, con oscilaciones entre los 12.648 pesos de un peón y los 15.382 de un capataz, mientras que la línea de pobreza de la última publicación del INDEC, válida para el Gran Buenos Aires, arrojó un valor de 15.607 pesos para un hogar tipo de cuatro integrantes. Con un solo sueldo, todas las familias rurales son pobres. Eso debe ser lo que enamora a Macrì. El cuadro muestra el contraste con la industria, la construcción y el promedio para el conjunto de los trabajadores registrados del sector privado.

Rebaja de retenciones 2018.
Rebaja de retenciones 2018.

 El neobipartidismo

Macrì se encargó de revelar por medio de voceros oficiosos pero no desinteresados que su inquina contra Massa comenzó luego de su primer Davos, donde paseó al alcalde de Tigre como el opoficialista modelo. Allí lo invitó a apoyar su reelección en 2019 y le prometió reciprocidad como sucesor en 2023. Pero Massa no aceptó y mostró su ansiedad por reemplazarlo en el gobierno ya en 2019. Como se puede apreciar, las fechas se han corrido, pero el plan es el mismo: un peronismo renovado sucederá a Cambiemos, postuló el jefe del bloque de diputados de PRO, Nicolás Massot. No sabía que estaba con el micrófono abierto cuando desdeñó como alternativa a los radicales, que no se ofenden por nada mientras puedan hincarle el diente al presupuesto, pero lo ratificó una vez enterado. Dijo que dentro de seis o diez años más de Cambiemos, volverá el peronismo reciclado, que continuará “lo grueso del plan económico” actual. “¿Vos tenés alguna duda de que después de nosotros vuelve el peronismo?” preguntó exaltado a sus interlocutores cuando creía que estaban a solas. Es difícil exponer con mayor claridad el programa de la fracción del capital que gobierna. Los peronistas reunidos este fin de semana en San Luis discutieron algo más que la fecha del relevo de un ala por otra del nuevo bipartidismo, remake del que gobernó en las primeras dos décadas de la democracia postdictatorial. El gobierno nacional presionó a los gobernadores que dependen de su lapicera para que desertaran de la cumbre peronista de La Pedrera convocada con la consigna Hay 2019. Fue el ministro de Obras Públicas y ATN, Rogelio Frigerio (n) quien aconsejó a sus interlocutores olvidarse de esa escala electoral y poner su mira en 2023. Macrì en Davos, Massot en babia, Frigerio con los gobernadores dicen lo mismo. Nadie podría reprocharles doble discurso. Dentro de tres semanas, el principal operador de Frigerio, Miguel Pichetto, junto con el fantasma de Miguel Toma intentarán presentar en Entre Ríos ese peronismo antipersonalista que segregue hasta el último vestigio del modelo nacional y popular que interrumpió el curso del bipartidismo durante una década. Su propósito es relegar el mero recuerdo de esa experiencia al rincón de las anomalías, las aberraciones, las quimeras y los freaks. De que nadie vuelva a animarse se encarga la persecución judicial y mediática, tan burda que jueces de diversas instancias han comenzado a ponerle límites, incluyendo a la Corte Suprema.

En las últimas elecciones de octubre de 2017, los grupos económicos tuvieron un fracaso estrepitoso, con la reducción de Massa a una microscópica expresión. En el marco del actual deterioro político, social y económico del gobierno de Cambiemos recrudece la disputa directa entre las fracciones del bloque dominante que estuvieron presentes desde el comienzo pero con baja intensidad porque se canalizaban a través del Frente Renovador, que ahora está en crisis. Esta pugna se agrava con las medidas proteccionistas del gobierno estadounidense de Donald Trump (restricción al ingreso de limones, biodiesel, acero y aluminio producidos en la Argentina) y la irritante pasividad de la política gubernamental ante el proteccionismo de los países centrales, como cuenta en otro artículo Sebastián Soler. Las únicas inversiones que llegan son especulativas, el comercio internacional batió su record negativo histórico; el déficit fiscal lejos de disminuir, creció; la inflación sigue viento en popa; el dólar es asumido como ancla estabilizadora contra la tempestad.

Bajo estas circunstancias, la estrategia de los grupos económicos es apoderarse del peronismo y sobre esa base enfrentar a Cambiemos, neutralizando al mismo tiempo a las expresiones “nacionales y populares” dentro del movimiento social, bajo la consigna de la Unidad Peronista. Es lo que intentó el padre del presidente en las postimerías de la dictadura, cuando refugió en SOCMA a Carlos Grosso, José Octavio Bordón y José Manuel De la Sota.

La exclusión de Cristina no es posible, porque hasta Alberto Fernández advierte que ningún postulante del sector se acerca al caudal que ella conserva, pero la idea es que Sin ella no se puede, pero sólo con ella no alcanza, como desarrolla en otra nota de esta edición su ex viceministro de Defensa José María Vázquez Ocampo. Chito Vázquez propone la constitución de un Frente de Salvación Nacional, que requeriría el renunciamiento de CFK a una candidatura nacional, considerada uno de los impedimentos y peligros para la conformación de una propuesta alternativa.

La ansiedad del gobierno, que lo llevó a descalificar al empresariado industrial con dureza, tiene que ver con la frustración que le produce el raquitismo de las inversiones privadas, sean externas o del país, y la imposibilidad de controlar la inflación. Si se anualiza la del primer bimestre no sólo pasaría del 20 sino que rozaría el 30%. A esta disparada se debe la visita de Madame FMI, que no lo dijo en público ni se cansó de repetirlo en privado. Al comenzar las negociaciones paritarias, el gobierno procura controlar la precios de alimentos y medicinas, y ahí choca con Arcor (que reclama por la desmesurada importación de más de 25 millones de latas de tomates); Techint (que lamina la hojalata cara que eleva los precios de todos los enlatados); los laboratorios Roemmers y Bagó (por los medicamentos importados y por la entrada de Farmacity en la provincia de Buenos Aires, a la cual también se oponen los colegios farmaceúticos); Aceitera General Deheza, cuyo director, Miguel Acevedo, preside la UIA (por los subsidios al biodiesel, que Estados Unidos invocó para arancelar su ingreso en más del 70%). Como si no conociera el capitalismo prebendario del que proviene la fortuna familiar (con todas las trampas clásicas de la evasión fiscal, el contrabando, las licitaciones amañadas, las coimas, la fuga de capitales) Macrì pensó que con uno de ellos al mando, cambiarían de conducta. ¿Por qué habrían de hacerlo, si tan bien les ha ido con el transformismo peronista-radical? Además nadie sabe mejor que ellos que el discurso de la transparencia y la productividad encubre el acaparamiento de negocios por parte del mejor equipo del capital financiero, las transnacionales y el agro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *