Desabastecimiento, remedios en alza y la caída del convenio PAMI/Javier De Pascuale

La escalada sin fin del dólar, que pocos minutos después de los discursos del presidente Mauricio Macri y del ministro de Economía confirmó su tendencia alcista, dejó por unos días desprovistos los almacenes de las farmacias argentinas, causó un inminente aumento de precios en los medicamentos -que puede llegar a superar el 25%- y generó la caída del mayor contrato anual con el Gobierno nacional, el de provisión de medicamentos para los millones de afiliados al PAMI, la obra social de los jubilados y pensionados del país.

farmacia pamiFrente a este contexto de zozobra, dialogamos con Georgina Giraldi,  vicepresidente del Colegio de Farmacéuticos de la provincia, organización que nuclea a casi 700 farmacias, quien remarcó la preocupación generalizada del sector frente a “lo que estamos viviendo”. “Tenemos que ver el comportamiento del dólar, que va a estar muy relacionado con la variación de la semana pasada, que ya fue de 21% o 22%, y pueden aumentar hasta 25% los medicamentos. El viernes pasado uno de los laboratorios ya aumentó 10%”, afirmó la dirigente farmacéutica.

El aumento de los remedios en el país desde el 1 de enero hasta el martes de la semana pasada fue de 25%. “Estamos esperando nuevas actualizaciones ya que el viernes las droguerías no querían entregar los medicamentos y hubo problemas con los stocks. Hablamos con varias droguerías y nos dijeron que lunes o martes se comenzaban a normalizar las entregas a partir de las nuevos listados de precios”, precisó Giraldi.

Los farmacéuticos cordobeses habían alertado que la semana pasada “fue muy preocupante para las farmacias porque las droguerías habían retenido su stock a la espera del reajuste de precios”. La vicepresidente del Colegio de Farmacéuticos de la provincia espera que con el circunstancial aquietamiento de la cotización de la moneda norteamericana “van a estar todas las listas nuevas y van a empezar a partir de allí a entregar los medicamentos. Es muy delicado porque nosotros damos la cara al público, que necesita los remedios”, lamentaron en la institución con sede en la segunda cuadra de la calle Corro, en la capital provincial.

Casi en forma paralela con la “movida” de los laboratorios de no entregar remedios sin nueva lista de precios, el mismo grupo de empresas notificó el pasado viernes al Gobierno la caída del contrato de provisión de medicamentos a la obra social de los jubilados y pensionados nacionales. El PAMI paga miles de millones de pesos por ese contrato, que fue firmado en marzo y que fue elaborado con un dólar de referencia en 18 pesos. Hoy está a más del doble y es la razón por la cual ese contrato para los laboratorios se torna “inviable”.

Por medio de una dura notificación dirigida a Sergio Casinotti, titular de PAMI, las cámaras Industrial de Laboratorios Farmacéuticos Argentinos (Cilfa) y Empresaria de Laboratorios Farmacéuticos (Cooperala) anunciaron la rescisión del contrato a partir del próximo 31 de octubre.

“El actual escenario de desequilibrios macroeconómicos ha modificado sustancialmente las condiciones previstas al momento de suscribir los términos acordados en el mes de marzo, tornándolos excesivamente gravosos y claramente apartados del riesgo asumido por nuestra parte, y provocando un grave desequilibrio en las obligaciones asumidas por las partes”, indican en el breve texto.

Cabe recordar que el acuerdo rubricado en marzo establece un descuento de cinco por ciento sobre los precios de los medicamentos (ambulatorios y crónicos). Además, determina que éstos no aumenten más de 70 por ciento del valor nominal de la inflación.

El reclamo por la revisión del convenio había sido adelantado por los farmacéuticos. Hace unas semanas, la Confederación Farmacéutica Argentina (COFA) le envió una carta al PAMI para reclamar la revisión del convenio. Las malas condiciones económicas que golpean el país hicieron que las condiciones de dispensa de tratamientos se vuelva un peso difícil para el sector minorista, al punto que la propia confederación dijo llegar “a un punto crítico”.

Este reclamo se extiende en todo el país y empieza a preocupar mucho el futuro de la atención a los jubilados. Durante la semana que pasó, en la provincia de San Juan algunas farmacias decidieron suspender o poner algún tipo de limitación a la atención de la obra social nacional. No sólo por los problemas que genera el congelamiento de precios sino porque además la entidad mantiene una deuda de los pagos. “Se está estudiando dejar de recibir a la obra social. A San Juan le deben cerca de 500 millones de pesos”, admitieron fuentes de esa provincia.

En declaraciones radiales, Carlos Otto, presidente de la Cámara de Farmacéuticos de San Juan, aseguró que “es difícil poder mantener esta relación con PAMI por el alto monto de dinero que deben a las farmacias. Aunque no es la intención, se está analizando cortar el servicio por esta deuda. Además, el tema se agrava ya que estamos vendiendo el medicamento a un precio y cuando se cobra el reintegro ése ya se devaluó. Ahí está el problema que esta vez es más grave por el desequilibrio económico”. Y agregó: “en San Juan un 30 por ciento de las farmacias no están recibiendo el servicio porque no les es rentable. El monto que debe PAMI a la provincia está cerca de 500 millones de pesos. Hoy las farmacias que reciban esta obra social en San Juan van en pérdida”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *