Un Gobierno enceguecido por dólares prestados/Facundo Piai

El Presidente Macri recibió una distinción de la fundación Atlantic Council, en donde mostró sus dotes de juerguista, con total desparpajo, y bailó con su anfitriona, la líder empresarial del mundo financiero Adrienne Arsht. La fundación honró el compromiso de Mauricio Macri en “implementar las reformas necesarias para poner a Argentina en un camino más próspero y sustentable".
El Presidente Macri recibió una distinción de la fundación Atlantic Council, en donde mostró sus dotes de juerguista, con total desparpajo, y bailó con su anfitriona, la líder empresarial del mundo financiero Adrienne Arsht. La fundación honró el compromiso de Mauricio Macri en “implementar las reformas necesarias para poner a Argentina en un camino más próspero y sustentable”.

Desde el Gobierno nacional anunciaron exultantes los resultados de las negociaciones con el Fondo Monetario Internacional (FMI) que tuvieron lugar en el país que preside Donald Trump. Tanto que, al volver, el Presidente se dio el lujo de ir a recoger a su hija a la escuela en un helicóptero oficial en plena crisis económica. Las negociaciones que encabezó Mauricio Macri junto a su equipo económico en Wall Street y en la sede del Fondo arrojaron un saldo positivo para la expectativa del oficialismo, puesto que el organismo multilateral amplió el monto total del préstamo stand by y adelantará desembolsos de dólares frescos para este año y el próximo. De modo tal que casi la totalidad del préstamo se liquidará durante esta gestión de gobierno.

Anunciaron que el monto total del acuerdo se incrementa de USD 50 mil millones (que es el monto acordado en junio) a 57.100 millones de dólares. “Se aumentan significativamente en 19 mil millones de dólares los desembolsos previstos para lo que resta del 2018 y para 2019. Para lo que resta del 2018 los desembolsos previstos se elevan de USD 6 mil millones a 13.400 millones de dólares. Mientras que para el año 2019 pasan de USD 11.400 a 22.800 millones de dólares”, señaló el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, en una conferencia dada en la embajada argentina junto a la titular del Fondo, Christine Lagarde.

lagarde banderaLa ampliación total del monto representa casi diez puntos del producto, de acuerdo al PBI estimado para este año. Según los nuevos acuerdos, el Fondo le otorgaría a Cambiemos alrededor de USD 51.200 millones en sólo dos años, en lugar de los 32.400 millones de dólares acordados en junio. El organismo multilateral le presta al país a una tasa anual en dólares del 4,5%, con vencimientos de deuda luego del transcurso de tres años a partir de cada desembolso.

A cambio, el Gobierno deberá acelerar las metas fiscales, reduciendo las erogaciones primarias del Estado, tal cual está explicitado en el Presupuesto que pretenden aprobar para el año próximo. También, la administración nacional se comprometió ante el Fondo a fortalecer su política de contracción monetaria. De este modo, el Banco Central no emitirá pesos y los seguirá absorbiendo con distintos instrumentos financieros para reducir la base monetaria, tal cual lo viene haciendo.

Para lograr las metas fiscales, la página web oficial del FMI en su sección “diálogo a fondo” sostiene que la administración de Macri efectuará “nuevos recortes en los subsidios energéticos, un gasto salarial menor y una reducción de las transferencias tanto a las provincias como a las empresas estatales”.

También, en materia cambiaria se fijó un piso ($34) y un techo ($44) a la cotización del dólar. De este modo el Central anticipa que si la cotización de la divisa norteamericana se deprecia y perfora el piso (escenario poco probable), saldrá a comprar dólares. Y si supera el techo, lo cual es factible, podrá intervenir vendiendo sólo USD 150 millones por jornada, únicamente.

Dólar flotante, pero para arriba

dolar subaEs factible que en la brevedad un dólar valga más de 44 pesos. El viernes pasado, a dos días del anuncio del acuerdo con el Fondo, la divisa norteamericana llegó a estar a dos pesos por debajo del techo de la banda cambiaria. Según analistas, habrá una devaluación mensual del 3% y a fin de año el dólar estará en torno a medio centenar de pesos. Es decir, antes de que concluya el año ya tendrán que empezar a destinar parte del préstamo para clavar el tipo de cambio. Los instrumentos que el Fondo le permite utilizar al Estado argentino son muy limitados. De modo tal que frente a eventuales corridas, o aumenta la tasa de interés, o venden los dólares frescos hasta desangrarse o, simplemente, dejan que el mercado libremente fije el tipo de cambio a su conveniencia.

Es sabido que la presión sobre el tipo de cambio aumentará fuertemente de aquí en adelante. La alta inflación de este año (que superará los cuarenta puntos) le permitirá aducir “pérdida de competitividad interna” al sector exportador. Asimismo, las alícuotas que aplica Cambiemos a las exportaciones a modo de tasa fija en pesos sobre las divisas que ingresan, incentivan a los generadores de dólares a presionar para devaluar, puesto que las retenciones se licúan si el tipo de cambio sube. Además, el sector exportador tiene a su favor el decreto 893/2017 promulgado por Macri que quita obligaciones para liquidar divisas en el mercado único de cambios, otorgándole mayor poder de incidencia sobre la cotización de la divisa a un sector con intereses específicos en la devaluación.

A merced de la especulación financiera internacional

Gráfico elaborado por el economista Gustavo Ludmer en base a datos del Banco Central.
Gráfico elaborado por el economista Gustavo Ludmer en base a datos del Banco Central.

Otro aspecto que también hace a la devaluación del peso tiene que ver con la eliminación de todos los controles cambiarios y de capital. A la total libertad para la compra de moneda norteamericana le siguió la Resolución 1- E/2017 del Ministerio de Hacienda que redujo al mínimo los plazos de permanencia del capital foráneo, “eliminando así toda restricción al ingreso de divisas”, sentenciaba el texto. En efecto, esto dejó a las finanzas del país a merced de la especulación financiera internacional que mediante diversos fondos de inversión buscan valorizaciones de corto plazo en Argentina.

La desregulación cambiaria y la disolución de diferentes instrumentos para controlar al capital incentivan la fuga. A diferencia de lo que pregonaba el Gobierno, las desregulaciones no generaron “lluvia de dólares”. Por el contrario, aumentó la huida (lícita e ilícita) del circuito económico local del excedente generado por la economía.

Estas desregulaciones, sumado a diferentes bonos y títulos de deuda que seducen por sus altos retornos en plazos cortos de tiempo con los que se financia la administración Cambiemos, son parte del problema de la volatilidad del tipo de cambio. Estos fondos de inversión son los que abandonan la economía cuando la tasa de interés de los Estados Unidos aumenta. Cabe aclarar que se espera que la Reserva Federal Norteamericana eleve las tasas en diciembre y, también, el próximo año, lo que hará que los fondos especulativos extranjeros que hay en el país, vendan sus papeles, compren dólares y los lleven a Estados Unidos. Generando así, mayores presiones sobre el tipo de cambio.

“La bola” de las Lebac también presiona sobre la cotización de la moneda norteamericana, puesto que en cada licitación, los inversores piden mayores retornos para dejar sus pesos inmovilizados y no comprar dólares. Este instrumento fue utilizado por el gobierno de Macri para absorber pesos de la economía y lograr, reduciendo el circulante monetario, bajar la inflación. Nada de eso pasó. De hecho, ocurrió todo lo contrario. Posiblemente porque la inflación en la Argentina no se explique solamente por la emisión monetaria. Ahora, el Central acumula compromisos que en cada vencimiento debe resolver y con instrumentos más limitados. Puesto que el Banco Central ya no puede liquidar las letras emitiendo pesos, en última instancia. Hacerlo implicaría incumplir con una de las partes del acuerdo con el FMI.

Crecen la fuga de capitales y el déficit comercial

De este modo, la fuga de capitales en solo ocho meses se llevó 22.817 millones de dólares, de acuerdo a la Información Mensual del Mercado de Cambios de agosto del BCRA. Lo cual quiere decir que faltando cuatro meses para concluir el año, ya se supera a la fuga anual del 2017 que fue de las más altas de los últimos años. Sumado a esto, los datos que arroja la balanza comercial argentina de su intercambio con el mundo empeoran el problema de la falta de dólares.

contenedoresLa desregulación del comercio exterior mediante el desarme de todos los instrumentos de protección, a contramano de los que hace el mundo hoy, agrava el déficit comercial. Esto quiere decir que la economía destina más dólares para importar que los provenientes de las exportaciones. El informe que publicó Indec la semana pasada sobre el intercambio comercial argentino dio a conocer que en solo ocho meses se llegó a un déficit de balanza comercial que ronda los siete mil millones de dólares. Consecuentemente, se estima que este año se superará el rojo comercial record del 2017 que concluyó con un déficit total anual de USD 8.471 millones.

¿Para qué presta dólares el FMI?

Del análisis anterior se desprende que los dólares del Fondo no financian el déficit fiscal, como sostienen algunos, puesto que el Gobierno profundiza el ajuste de sus erogaciones para achicarlo. Tampoco el préstamo es usado para alimentar un modelo de desarrollo en un marco de déficit comercial. Queda claro que el dinero de este prestamista de última instancia es empleado para financiar las desregulaciones y políticas liberales de un modelo económico deficitario.

Frente a esto cabe preguntarse ¿por qué el FMI accede a prestarle a una economía insolvente sin un modelo que garantice el repago? ¿Cuál es la estrategia económica del Gobierno para que la economía genere dólares genuinos que le permitan crecer y pagar la deuda? Advirtiendo que en el 2021 deben afrontarse los primeros compromisos de deuda, ¿a qué tasa debería crecer la economía argentina para no entrar en default, teniendo en cuenta que este año y el próximo serán recesivos?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *