La caída del consumo no se detiene/Facundo Piai

El consumo es una variable sensible de la economía debido a que la capacidad de compra de las familias y del sector público dinamiza el mercado interno. Esto es vital para toda economía, y en particular para la Argentina, puesto que la totalidad del consumo representó el año pasado el 86,8% del PBI, llegando así a su máximo histórico sobre la totalidad de la actividad económica, de acuerdo a la consultora Ecolatina. Por su relevancia, esta variable es considerada un termómetro certero para medir la situación económica.

En este sentido, relevamientos de distintas consultoras privadas reconocen que, como viene ocurriendo en los últimos meses, el consumo masivo del mes de noviembre no pudo escapar a la tendencia negativa y continuó depreciándose. La consultora Scentia publica que el consumo privado se retrotrajo 5,9% en comparación con noviembre del año pasado. Mientras que en lo que va del año, las ventas de los comercios presentan una merma de 1,3%. Por su parte, desde la Cámara de Supermercados y Autoservicios de Córdoba (Casac) respaldaron los relevamientos de esta consultora privada que sostiene que en los autoservicios independientes se generó una caída del 8,5%, mientras que en las cadenas de supermercados midieron una pérdida de unidades de casi 4 puntos porcentuales en noviembre.

consumo caida

Batalla perdida del salario contra la inflación

El informe de la consultora advierte que hasta el primer semestre del corriente año, “el salario le presentaba batalla a la inflación”, pero con la profundización de la corrida cambiaria las paritarias comienzan a quedar atrasadas, de modo tal que la diferencia entre salarios y precios se acentuó significativamente, “afectando directamente el poder de compra de la gente”. Víctor Palpacelli, dirigente de Casac y presidente de la cadena Almacor, comentó en diálogo Iniciativa Política que no saben qué sucederá en diciembre porque el “escenario es muy raro, hay contracción y retracción del consumo”. Si bien fin de año siempre se caracterizó por un aumento en la actividad comercial apalancada por el aguinaldo y adicionales que se vuelcan al consumo, el vicepresidente de Casac reconoció que por más que en diciembre mejore la performance del sector, “no llegará a revertir y equilibrar la gran pérdida de unidades vendidas que venimos soportando”.

Por su parte, Víctor Fera de Maxiconsumo sostuvo en comunicación con este sito web que en el mes de noviembre las unidades comerciales de su firma percibieron una caída en ventas de entre 8 y 10 puntos, mientras que en lo que va del mes advierten una retracción del volumen de ventas de un 4% respecto a diciembre del año pasado. También señaló que las multinacionales productoras de alimento aducen que hay atraso en el precio de los bienes que producen, de modo tal que es de esperar futuros incrementos en los bienes de la canasta básica, que acumula un 60% de aumento en los últimos doce meses (diciembre 2017-noviembre 2018), según estima quien también es propietario de las marcas Molto y Marolio.

Menos consumo, aumento del fiado y cierre de locales comerciales

gondolaEn el mismo sentido, el departamento de estadísticas del Centro de Almaceneros de Córdoba midió en noviembre una disminución del volumen de ventas de casi 5 puntos respecto a octubre del corriente año. El relevamiento que contempla el desempeño de mil unidades comerciales de distinta tipología y formato, dentro de los cuales 700 son autoservicios y almacenes de Córdoba Capital y Gran Córdoba, advierte que en la comparación interanual la merma en el consumo llegaría al 7,2%. El informe también señala que durante el mes analizado se registraron en Córdoba Capital 65 cierres de unidades comerciales, mientras que las que abrieron fueron solo 37.

Vanesa Ruiz, gerenta del Centro de Almaceneros de Córdoba, informó en diálogo con este portal que “por la recesión, las ventas van en franco deterioro”. Al tiempo que avizoran a la caída del consumo como la principal causa del cierre de locales, seguido por la presión tributaria, aumento de los servicios, problemas de reposición por inflación, suba de alquileres y problemas en la cadena de pagos. El relevamiento de esta entidad muestra que, producto de la crisis, la incidencia del fiado sobre el total de ventas del comercio minorista de alimentos aumentó un 35,82% en comparación con noviembre del 2017. La flexibilidad de los almaceneros para traccionar clientes comienza a ser un arma de doble filo en un escenario crítico para el sector, en donde la incobrabilidad del fiado se incrementó 18,9% y la morosidad en el pago (deuda saldada fuera de la fecha pactada) se amplió interanualmente un 35,4% en noviembre.

La inflación más alta en 27 años

De acuerdo a información oficial reciente, el Índice de Precios al consumidor (IPC) de noviembre fue de 3,2%. El relevamiento de Indec da cuenta de cierta desaceleración de los precios al venir de dos meses de inflación por arriba de los 5 puntos. No obstante, en el acumulado hasta noviembre, el IPC alcanzó 43,9%, marcando así en once meses la inflación anual más alta de los últimos 27 años. Mientras que el Relevamiento de Expectativas del Mercado del Banco Central (que contempla las proyecciones de consultoras y especialistas) estipula una inflación para todo el 2018 de 47,5 por ciento. Así Cambiemos cierra su tercer año con alta inflación, acumulando en su gestión un aumento de precios superior al cien por ciento.

La pérdida de poder adquisitivo del salario es una constante en la gestión de Mauricio Macri, desde que asumió acumula dos años de paritarias por debajo de los aumentos de precios, con una leve recuperación de tres puntos en el 2017. En consecuencia, la caída sería de 13% en el acumulado 2016-2018 de acuerdo a la consultora Invenómica. Estas proyecciones concluyen que este año la caída del poder adquisitivo del salario del sector privado será de 11%, la depreciación de los haberes salariales más elevada desde 2002.
“La pérdida del poder adquisitivo del salario es superior al 20%”.

Sin embargo, desde el campo sindical aducen que el deterioro del salario es aún mayor. Omar Plaini, Secretario General del Sindicato de Canillitas, dijo a este medio que ven una inflación cercana a los 50 puntos en el cierre del año. El proceso inflacionario, más la recesión deteriora la actividad, el trabajo y el ingreso de los asalariados, si bien es difícil calcular la pérdida de poder adquisitivo total, por las asimetrías de cada sector, “en lo que va de la gestión de Cambiemos, la pérdida de poder adquisitivo del salario es muy superior al 20%”, remarcó el sindicalista.

Según el dirigente que forma parte del Frente Sindical, este deterioro económico generalizado que afecta tanto a empresarios como a trabajadores se debe a la falta de un “plan económico integral” y a que el Gobierno “prioriza la timba”. Sin embargo, el ex Diputado Nacional no ve un diciembre conflictivo producto de las “dádivas” y “limosnas” que entregan desde el Gobierno para pasar las fiestas en paz y apaciguar momentáneamente el descontento social. No obstante, esto no quiere decir que no perciba clima de conflicto, “en marzo, con el inicio del ciclo lectivo y la acumulación del constante deterioro salarial, se verá la mayor tensión de la crisis”, reflexionó el dirigente del gremio de Canillitas.

Los sindicatos de Córdoba también advierten que los salarios de los trabajadores de la provincia, del sector público y privado, perderán poder de compra. Desde la Unión de Educadores de la Provincia de Córdoba (UEPC) nos comentaron que, tomando los doce meses desde octubre del año pasado hasta octubre del 2018, los salarios de los docentes aumentaron un 34,65%, mientras que la inflación de Córdoba del mismo período fue de 45,67%. El convenio de la UEPC abarca a unos 65 mil trabajadores cordobeses. Mientras que desde el sindicato de judiciales de la provincia sostienen que hoy están solamente con un “20% de aumento en lo que va del año, que recién se completó en agosto. Así que la pérdida de poder adquisitivo es fenomenal”.

Banco Nación lanza promociones especiales

Para reactivar el consumo en plena recesión, el Banco Nación lanzó la semana pasada promociones y descuentos con la tarjeta Nativa de crédito y débito en locales adheridos, con rebajas de hasta 50% y planes de cuotas sin interés. Esta promoción especial llamada “Felices Fiestas Supermercados” también contempló un tope de devolución de $1.000 en la primera compra. Si bien fue un instrumento celebrado por los supermercadistas, la mayoría de los comercios adheridos fueron las grandes superficies extranjeras.

Sobre un total de 55 supermercados adheridos en Córdoba Capital y barrios aledaños, sólo 11 bocas correspondieron a supermercados de origen nacional. De este modo, la banca del Estado nacional implementa un programa para incentivar el consumo sin distinguir el origen del capital de las superficies, financiando las ventas de los supermercados extranjeros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *