El default inquieta el futuro de la economía / Facundo Piai

Tres especialistas en economía consultados por Facundo Piai de Iniciativa Política coinciden en que la deuda que el gobierno de Cambiemos tomó con el FMI es impagable para el Estado argentino en este marco de situación.

zzzznacp2NOTICIAS ARGENTINAS BAIRES, NOVIEMBRE 30: El presidente Mauricio Macri recibe a la titular del FMI, Christine Lagarde en el maco de la cumbre del G20. Foto NA: PABLO LASANSKYzzzz

Frente a la vulnerabilidad que muestran las principales variables económicas al concluir el año y la incertidumbre respecto al 2019, entrevistamos a tres voces legitimadas al hablar de economía para intentar comprender el panorama económico actual y advertir los escenarios factibles con que podemos encontrarnos el año próximo. Gastón Utrera, Andrés Asiain y José María Rinaldi se diferencian por abordar la ciencia económica desde diferentes ópticas y comparten el hecho de ser economistas consultados por la prensa, empresarios y el sector político. A ellos les preguntamos sobre la situación actual, el nuevo ciclo de endeudamiento, el modelo de desarrollo que debe adoptar la economía y dieron sus proyecciones a para el próximo año.

José María Rinaldi, de Consultora Estudio Rinaldi, considera que “el 2019 será el año de la reestructuración de la deuda por cesación de pagos”. De acuerdo a sus estimaciones, los vencimientos de deuda que deben cancelar en el primer semestre del año que viene ronda los 44 mil millones de dólares, entre capital e intereses. Salvo que logren recolocar parte de la deuda, lo cual considera improbable, pese a que el programa financiero del Gobierno apunta a recolocar un 60% de la deuda.

Durante el segundo semestre del año que viene hay compromisos por 11.600 millones de dólares (mayoritariamente de intereses de deuda), mientras que “el Fondo nos prestará USD 24.600 millones y 4 mil millones de dólares el resto de los organismos. Con lo cual, los números no cierran ni pasando la gorra”, concluyó el profesor de grado y posgrado de la Facultad de Ciencias Económicas de la UNC.

El default es inevitable, la discusión que marcará la impronta del 2019 será “como salir de la cesación de pagos”. Rinaldi sostiene que hay dos maneras: “la reestructuración con el Fondo adentro, que es la reestructuración griega, o la del tipo unilateral, como la que hizo Argentina en el año 2005 y 2010, valiéndose del principio de soberanía, deuda odiosa y diferentes argumentos jurídicos”. También adujo que habrá un “ajuste criminal, que acabará con las ayudas económicas del Gobierno a los sectores de menores ingresos”.

“Un programa económico insustentable”

Sobre el aumento del riesgo país de la gestión de Mauricio Macri y la dificultad para acceder a nuevos financiamientos, Andrés Asiain, Director del Centro de Estudios Económicos y Sociales Scalabrini Ortiz (CESO), sostiene que “Argentina ya está con los mercados financieros cerrados desde comienzos de este año” y agotó los caminos al recurrir al FMI que es un prestamista de última instancia. El Gobierno intenta justificarse aduciendo que el aumento del riesgo país se debe “al miedo de los mercados de que vuelva el populismo, por eso bajan el precio de los bonos post octubre del 2019, lo cual es una fantasía sin el más mínimo sustento”. El miedo real, según razona Asiain, es que Argentina no pueda pagar (cualquiera sea quien gobierne), puesto que Cambiemos deja a la próxima gestión “una situación totalmente insustentable de vencimiento de deuda”.

Asimismo, Andrés Asiain aclaró que el programa económico del Gobierno es deficiente no solo por generar desempleo, más pobreza y desigualdad social, sino que “el programa no cierra en sus propios términos”, es insustentable por más que logren equilibrar el déficit fiscal primario (sin contar los intereses) o comercial. El modelo de Cambiemos sobre endeudó a la economía, no genera condiciones de repago y los dólares siguen fugándose, aclaró quien participa semanalmente del suplemento Cash del Página 12.

El plan del FMI para Argentina, “con pocas chances de funcionar”

En contraparte, Gastón Utrera, presidente de Economic Trends, dijo que el factor más importante que generó la corrida cambiaria fue “la estrategia política del Gobierno nacional de instaurar nuevamente la polarización Cristina o nosotros”, lo cual generó “desconfianza y cambio de asignación de inversiones financieras”. También criticó la política económica acordada con el Fondo basada en “bandas cambiarias muy amplias y con una política monetaria muy restrictiva, con una política antiinflacionaria monetarista que genera altas tasas de interés y mucha recesión y no sirve para bajar el tipo de inflación que tenemos en Argentina; nunca funcionó en la Argentina y seguramente tampoco funcionará ahora”.

nota facu 2Al igual que los otros economistas consultados, Gastón Utrera también reconoció que la política económica implementada por el FMI debe ser renegociada “porque tiene muy pocas chances de funcionar”. Al respecto, Andrés Asiain señala que el Fondo y el Gobierno son co-responsables de la crisis económica porque “no hay una razón económica o financiera para justificar que el Fondo le ponga esa plata a Macri sabiendo que el plan que le piden a cambio no soluciona el problema de insustentabilidad de la deuda y el problema estructural de la fuga de capitales, sino que lo agrava para los próximos años”.

Sobre la sostenibilidad de la deuda argentina, Gastón Utrera, quien habitualmente publica en La Voz del Interior, sostuvo que la economía puede atravesar mayores desequilibrios ya que los dólares de la deuda contraída con el FMI se asignaron para respaldar el financiamiento de este año y el próximo, “pero no hay más margen para hacer lo mismo a partir del 2020 en adelante”. De modo tal que quien gane la elección presidencial del próximo año tiene que resolver una compleja situación ya que “será difícil convencer a los mercados y habrá riesgo de tener que reestructurar la deuda”.

Un modelo que no cierra por ningún lado

nota facu3Frente a la afirmación de los defensores de la gestión de que durante estos tres años se realizaron las reformas estructurales que son la base para lograr en el futuro superávit comercial y fiscal que permitirían un crecimiento económico sólido , José María Rinaldi aclaró que esas afirmaciones son injustificadas, sólo son “buenos deseos”.

Cómo obtendrá el Gobierno superávit comercial si concluirán el 2018 con “6 mil millones de dólares de déficit”, se preguntó Rinaldi. Cambiemos apuntaba al boom exportador, sin embargo, pese a que en tres años devaluaron la moneda un 300%, las exportaciones cayeron. En consecuencia, no hay divisas y “esto genera un serio riesgo en el mercado cambiario que está muy volátil, ya no por la fuga del dólar ahorro, ni el dólar turista (porque se clavó la capacidad de ahorro de la clase media y se clavó el turismo al exterior), sino por los mismos operadores financieros”.

Rinaldi asegura que hay muchos especuladores financieros que aún mantienen posiciones en pesos, pero que en cualquier momento las dejarán generando una estampida sobre el dólar. ¿Cuándo ocurrirá? El presidente de Consultora Rinaldi señala al mes de marzo, pensando en largo plazo, aunque aclara que “puede ser en cualquier momento”. De ocurrir una nueva corrida, la devaluación deterioraría aun más una situación económica endeble, porque volvería a caer el poder adquisitivo, aumentar los precios relativos, se contraería más el consumo y todo esto atenta contra las expectativas de inversión, reflexionó el discípulo de Salvador Treber.

Sin un programa económico que integre los diversos sectores

Al preguntarles si Cambiemos tenía diseñado un modelo de desarrollo, es decir, un programa económico que busque integrar a los diferentes sectores de la economía para mantener ocupada a la totalidad de la población, como tienen los países desarrollados, nuestros entrevistados coincidieron en que el país no cuenta con tal cosa desde hace muchos años.

Gastón Utrera reconoció que “el fracaso en reordenar la macroeconomía hizo que la agenda se fuera desgranando”. Por eso es “difícil” decodificar el modelo, porque por un lado desde Cambiemos señalan a Australia como el modelo a seguir pero los australianos no tienen industria automotriz, y al mismo tiempo el Gobierno implementa políticas para “fomentar toda la cadena de valor de la industria automotriz”. El presidente de Economic Trends señala que si bien puede interpretarse como modelo a la enunciación de “hacer de la Argentina el supermercado del mundo”, “es pobre teniendo en cuéntalos enfoques modernos sobre política industrial que muestran que realmente hay un valor en la diversificación”.

José María Rinaldi caracterizó al Gobierno como “un grupo de tareas que vino a saquear financieramente al país” que nunca tuvo un modelo de desarrollo. “Como tampoco lo tuvo el kirchnerismo”, que quiso seguir la tradición peronista industrialista, pero no definió el patrón industrial. Mientras que Andrés Asiain señala que el modelo de Cambiemos es el de apostar a una economía basada “en la exportación de productos primarios, con algo de servicios” se da de bruces con la caída del precio de los comodities y el proteccionismo de las potencias económicas.

nota facu 4De modo tal que, concluyó el director del CESO, los dólares generados por el modelo primario exportador son raquíticos, y si a eso le sumamos “la voracidad financiera del mundo y las políticas de endeudamiento irresponsable de este Gobierno”, el esquema económico no solo que no alcanza para emplear a toda la población, sino que ni siquiera alcanza para satisfacer los compromisos de deuda con los organismo multilaterales de crédito, ni con el arribo de “capitales especulativos que montaron por el lado financiero”. “Hay un desbarajuste dentro del propio modelo económico que explica su fracaso en términos de resultados sociales e insustentabilidad macroeconómica”, cerró Asiain.

– Facundo Piai: -¿Cuál cree que debe ser el modelo de desarrollo que debe implementar la Argentina, teniendo en cuenta sus particularidades?

– Andrés Asiain: Para desarrollarnos tenemos que apostar a todo, al sector primario, al industrial sustitutivo y al de servicios. Sin embargo, no hay que esperar el desarrollo del esquema económico y a partir de eso esperar el derrame. Ningún proyecto soluciona por sí solo los problemas de la calidad de vida de la población. En mi opinión debe estar vinculado con políticas públicas activas y regulación en sectores internos.

– José María Rinaldi: Tenemos que aprovechar las áreas en donde tenemos ventajas competitivas y productividad a nivel internacional que es el sector agropecuario, pero también la metalmecánica, industria satelital, nuclear e integrarlas. Para eso tenemos que hacer lo que hace Corea, Estados Unidos e inclusive Brasil, que es proteger los sectores estratégicos que se pretende desarrollar e incentivar.

– Gastón Utrera: La solución no es ni el viejo proteccionismo industrial, ni la no política industrial de los libertarios que busca acabar con un sector cuando no es competitivo internacionalmente para tener una mejor asignación de los recursos. Hay enfoques modernos sobre política industrial que parten de la base de que los países desarrollados tienden a tener una mayor diversificación productiva y, particularmente en actividades de alta complejidad. De modo tal que tiene sentido tener estrategias de diversificación productiva. Esto permite otras razones para hacer política industrial con actividades que ya tenemos desarrolladas como la automotriz, metalmecánica, de instrumentos médicos, de servicios digitales, etc.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *