¿Schiaretti eliminó la cuarentena o una tontería más del izquierdismo bobo?

Especial para Iniciativa Política.
Elaborado por Javier De Pascuale, Aurelio Argañaraz,
Laura Gastaldi, Gustavo Terzaga, Facundo Piai, Adrián Agüero

Muchas personas comparten por estas horas una preocupación legítima, fundada, que se condensa en una pregunta ¿la flexibilización de la cuarentena en Córdoba nos debe preocupar más? Cuestión que se emparenta con otra no menos importante, ¿por qué flexibilizan? 

Obviamente las respuestas a estas simples preguntas desatan una incontenible cantidad de consideraciones cuando lo que buscamos es emitir una opinión y no indagar en la búsqueda de la verdad. Porque siempre hay una verdad, escondida muy por debajo de toneladas de juicios, prejuicios, dogmas, ideologías o simplemente, opiniones.

Vamos a tratar de condensar en un párrafo cómo vemos la cosa, desde nuestro análisis, situado en Córdoba este 17 de mayo: el modelo de respuesta a la emergencia sanitaria propuesto por el Gobierno de Alberto Fernández a todo el país desde mediados de marzo pasado ha demostrado a todas luces su éxito y ha sido seguido bien de cerca por el conjunto de los gobiernos de provincia, como el de Córdoba, que por estas horas y en términos generales están haciendo lo que se espera de ellos y en algunos aspectos, incluso trabajando bien enfocados en el “día después” de la pandemia para sostener la vida, el empleo y la producción de nuestra región y del país.

En Córdoba sabemos que hay 477 empresas del sector industrial que vienen completando con éxito los requerimientos que estableció el Comité Operativo de Emergencias (COE) provincial para la autorización de su repuesta en marcha. Una tras otra, cada una de ellas va recibiendo autorización para levantar sus persianas y mañana lunes 18 lo hace una que es icónica: Fiat, junto a un numeroso grupo de proveedoras autopartistas de Córdoba y Buenos Aires. 

En las próximas dos semanas ese listado de casi medio millar de firmas probablemente complete los protocolos y retome la actividad. 

No son miles. Ni siquiera sabemos si todavía hay miles de empresas activas en la industria cordobesa después de las sucesivas y furiosas devaluaciones de Macri, después de la recesión más larga y agónica que haya sufrido la economía argentina en varias décadas y después del descalabro productivo que dejó una cuarentena inédita, que no permitió que ni siquiera una mosca volara entre plantas productivas durante semanas. 

No lo sabemos nosotros ni el Gobierno de Córdoba que acaba de lanzar un relevamiento provincial para todas las industrias pyme, mipymes o grandes, con el fin de conocer a ciencia cierta cuál es el estado de situación que enfrentan, si están en condiciones de volver a producir, qué es lo que están necesitando para levantar las persianas y cuántos puestos de trabajo están arrastrando en esa situación. 

Todos recordamos que desde sus primeras conferencias de prensa sobre la cuarentena, el presidente Fernández mostró un cuadro con las fases de cuarentena, que siempre fueron cinco, siendo la última la de apertura total, con cien por ciento de la gente circulando, aunque con medidas de autocuidado permanentes para evitar algún rebrote de la enfermedad provocada por el coronavirus, el Covid-19. 

En las mismas clases magistrales de Alberto Fernández hemos visto que la fase 4, en la que se encuentra no sólo Córdoba sino el país entero salvo la zona del AMBA (Buenos Aires y zona metropolitana), se prevé una circulación del 75% de la población y la apertura gradual de una multiplicidad de espacios productivos y sociales, no sólo de industrias, sino de comercios y hasta de cultos religiosos. 

Hoy, como desde el inicio de la cuarentena el 20 de marzo, el gobierno cordobés respeta el libreto nacional de la pandemia. Desde hace más de un mes la Policía de Córdoba no firma un solo permiso de circulación a nadie, rigiendo en toda Córdoba únicamente los permisos nacionales. Las disposiciones del COE provincial siguen al milímetro cada una de las recomendaciones de Salud nacional y del Comité de Expertos que trabaja con el Gobierno. Podríamos decir que nunca como ahora Córdoba estuvo tan integrada a las políticas nacionales, lo cual debería ser visto como un gran acto de madurez viniendo de la misma clase política que aplaudió a José Manuel de la Sota cuando proponía quemar el documento nacional de identidad, porque Córdoba podía sola y no necesitaba de la Argentina.

Sin embargo, circula como pólvora entre las compañeras y los compañeros que sostuvieron el Proyecto Nacional kirchnerista desde Córdoba la hipótesis no demostrada nunca de que el gobierno cordobés eliminó la cuarentena, que mañana lunes 18 todo vuelve a la normalidad, que abren 2.100 empresas y que esto demuestra lo que siempre supimos, que Schiaretti defiende los intereses de los grandes empresarios por encima de las prioridades de la salud.

Nada de esto es comprobable. Los datos no son veraces y por lo tanto, si las premisas son falsas la conclusión también lo es. Es más, cualquiera de nosotros que busque salir a pasear libremente, a correr por las bicisendas o a hacer gimnasia en el parque, o a buscar tomar mate en un rincón de las sierras, recibirá rápidamente la reprimenda no sólo policial sino pública y probablemente terminará en algún calabozo con el auto secuestrado.

Sin embargo, muchos replican una “especie” que ni siquiera es propia. La elaboró la pseudoizquierda antiperonista y la difundió ampliamente su prensa parainstitucional. Basta con ver esta publicación firmada por el dirigente del MAS Eduardo Mulhall, plagada de suposiciones irreales o ignorancia, pero muy a mano para cualquiera que haya venido juntando bronca por la situación y que tenga ganas de insultar a Schiaretti por algo.

Es decir que una vez más parte del kirchnerismo vernáculo cayó en el jueguito de la izquierda abstracta. Justamente en el momento en que deberíamos tener el mayor cuidado con sumar más alarma y estrépito a nuestro pueblo, ya ampliamente sufrido por la situación imperante. Y justamente creyendo en lo que difunde esa misma ultra a la que no se le cayó una sola idea desde que el virus Covid-19 pisó la Patria. 

Aunque debería ser norma eterna, por esta vez al menos busquemos la información precisa, indaguemos en los datos reales de la situación antes de emitir opiniones que puedan agregar más leña al fuego que nos está quemando. La pandemia no es igualitaria, en el sentido que traerá algo de justicia a la injusticia que vivimos los pueblos sojuzgados por un régimen global que protege al capital por encima de las personas. No será así o no está probado que vaya a suceder así espontáneamente, si eso no viene acompañado por la lucha de los pueblos por salir de esas injusticias.

Pero sí hay algo incontestable: la pandemia nos hace más pobres a todos. Más allá de algunos que hacen su negocio en medio de la catástrofe, en términos sistémicos nadie gana y todos pierden: las petroleras trabajan al 30% y están a punto de parar su producción, las automotrices no producen un solo auto, las mineras trabajan al 50% las que lo hacen, las alimenticias venden 30% menos. 

Hoy, el éxito en la batalla contra el virus nos permite una flexibilización de la cuarentena en todo el país, salvo el AMBA, que concentra cada día 95% de los nuevos contagios. El gobierno cordobés respeta el libreto nacional y cada una de las empresas que levanta persiana lo hace con un estricto protocolo de trabajo y asistencia al trabajo. 

Y sí, el contador Schiaretti, a quien Iniciativa Política no votó porque convocamos a votar en blanco (ver nuestro documento donde lo dejamos claramente expresado), seguramente se siente mucho más cómodo entre empresarios de la Fundación Mediterránea que entre médicos sanitaristas, pero lo que está haciendo el gobierno cordobés está en sintonía con la correcta estrategia sanitaria trazada por Nación. 

Incluso más, la gestión que está haciendo el ministro Accastello desde Industria y Comercio, no sólo logró que los empresarios inviertan en elementos de protección y adaptación de plantas industriales para evitar contagios, no sólo logró que sean las empresas las que busquen a los empleados en sus casas para llevarlos sin el transporte público, sino que permitió sostener los puestos de trabajo y los sueldos en casi toda la cadena productiva cordobesa.

Y de eso se trata, ¿no? De sostener el trabajo y la producción, el salario y el alimento en la mesa de nuestra gente mientras luchamos por consolidar el triunfo obtenido al derrotar a Macri y por profundizar un curso de liberación nacional. El viejo Trotsky, tan poco entendido por los supuestos «trotskistas», sostuvo esa posición ante el nacionalismo burgués de las semicolonias  y lo dejó claramente escrito en sus textos.

2 comentarios en “¿Schiaretti eliminó la cuarentena o una tontería más del izquierdismo bobo?”

  1. Comparto totalmente… y agregaría que algunos sellos partidarios de ese campo popular, sobre actúan la crítica al Gobierno cordobés con pequeñas miras electoralistas…se quieren posicionar para las elecciones del año que viene…

  2. No ha sido una suposición el COE definió el paso a la fase cuatro con un cronograma de flexibilización de la cuarentena con salidas el fin de semana por ejemplo. Quienes trabajamos en salud sabemos de las condiciones que tenemos. Falta de personal, de insumos para Testeos ; unidades de aislamiento por covd que no están listas , elementos de protección y capacitaciones para su uso insulfucientes , también insuficientes medidas de bioseguridad. La preocupación ante la flexibilización de la cuarentena tiene que ver con esta escases de recursos para enfrentar la demanda hospitalaria en el sector público y la preocupación por el desmanejo del sector privado y la falta de datos reales hasta que estallan focos de contagio como en el hospital Italiano . El análisis político que sea hace en la nota carece de la mirada preocupada de los y las trabajadoras expuestos al contagio, también claramente por el pluriempleo. Bien por haberse ajustado a la cuarentena resuelta por el gobierno nacional en una primera instancia Cordoba. Bien por Alberto con claridad de sanitarista . Mal Córdoba cuando flexibiliza la cuarentena en el paso a la transmisión comunitaria . A la mala desición de estos días la vamos a ver con el aumento de la demanda

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *