Frente a las elecciones legislativas del 2021

Documento de Iniciativa Política de cara a las elecciones legislativas de este año.

En las próximas PASO y las elecciones de noviembre, los votantes tendrán una opción clara: en un lado están los agentes de las altas finanzas, el capital extranjero y la oligarquía nativa, esos “dueños del país”, cuyos Ceos eran los ministros de Macri, secundados por la derecha “radical”, la Coalición Cívica y hasta algún “socialista”; en el opuesto, quiénes apoyamos al gobierno nacional, con diversas ideas y perspectivas estratégicas, atentos a la necesidad de afianzar la victoria de las elecciones presidenciales del 2019, algo que requiere sepultar al bloque que lidera el PRO bajo un aluvión de votos. Así podremos dispersar a la Alianza de las plagas bíblicas, y facilitar la tarea de los radicales que buscan terminar con Macri-Rodríguez Larreta y huir del destino de morir con ellos. Será una victoria, para nuestra militancia, aislar a las minorías poderosas pero ínfimas que fueron en verdad las únicas beneficiarias del plan de endeudar y fugar capitales que trajo Cambiemos, con quiebras masivas, destrucción industrial, desocupación y miseria.    

Defender lo conquistado, para poder avanzar

Para asumir con claridad los términos del dilema que acabamos de resumir, es necesario, en primer término, apreciar el valor de lo que hemos ganado al imponer este gobierno en las elecciones anteriores. La catástrofe heredada del ciclo macrista –una crisis extrema, que los medios de prensa hegemónicos minimizan–, al emerger la pandemia concurrieron a definir un cuadro de situación que, de haberse configurado durante un segundo gobierno de Macri  nos hubiese castigado como una “ira de Dios”, similar a la que sufre el vecino Brasil. Por el contrario, los problemas que sufre hoy el país no son más graves, en la salud y la economía, que los que soportan países que venían de ser mejor gobernados, sin haber antes padecido a Macri. Ocurre que, con límites y errores –en todo el mundo la pandemia puso en prueba a  los gobiernos, como es habitual en las grandes catástrofes– nuestro gobierno ha defendido el interés general, empezando por la salud, por los sectores marginalizados por el sistema oligárquico, la franja de los jubilados con menores ingresos, los trabajadores cuya patronal  paralizaba la producción, las pequeñas empresas de todo rubro, en particular aquellas que  vieron sus ingresos reducidos a cero. Mientras tanto, cabe recordar que se renegociaba, en duras condiciones, la deuda externa con los usureros internacionales y se sufría el asedio del sistema de medios, el Poder Judicial colonizado por el stablishment local y extranjero, como a una oposición empeñada en poner de rodillas al gobierno, aunque “mueran los argentinos que tengan que morir”, la expresión textual del ex presidente. Y que, para obtener recursos, en lugar de esquilmar a las grandes mayorías, se creaba el impuesto a las grandes fortunas,   desatando el furor de los multimillonarios en dólares.

En segundo lugar, hay que evitar el riesgo de que nuestra mirada sea dirigida hacia el cuadro local, como si estas fuesen elecciones provinciales. No debe ser así, en ningún caso, se trate de provincias gobernadas por fuerzas del oficialismo nacional o por partidos opositores. Por un lado, no son esas gestiones las que están sometidas al juicio popular. La opinión que nos merezca una gobierno provincial, sea cual sea, no debe pesar cuando lo que está en juego es la defensa del terreno que hemos ganado al derrotar a Macri y llevar al poder a Alberto Fernández, dando lugar a un viraje fundamental. Tras el cual, con aciertos y errores, se da prioridad al interés nacional, y a las necesidades y urgencias de las mayorías nacionales. En ese marco, la oposición sigue la lógica oligárquica de obstruir como sea cualquier medida apta para fortalecer al gobierno, aunque eso dañe el interés y la vida de nuestra población. Esa oposición, aunque gobernara satisfactoriamente en algún lugar, no merece el apoyo que podría brindarse a una fuerza responsable, y fiel al interés general, al menos en los casos en que ese interés no es dudoso, al tratarse de la salud. En tal sentido, basta con advertir la (in) conducta de los miembros de Juntos por el Cambio ante la pandemia: buscan abiertamente ahondar el sufrimiento del pueblo argentino, para sacar partido de una penosa situación. No caben dudas en condenar ese modo de hacer oposición. O la (im) postura que adoptan ante medidas del gobierno que imitan lo resuelto en otros países para enfrentar al covid, como EEUU y los países europeos. El PRO y la UCR los presentan siempre como modelos a seguir. Se opusieron, no obstante, al llamado “impuesto a las grandes fortunas” y a la imposición de medidas de sentido común, destinadas a impedir la propagación de la pandemia ¿Lo que está bien en Alemania, Francia y EEUU está mal si lo hace Argentina, se trate de cuarentenas o de exigir un aporte especial a los más pudientes? Los millonarios argentinos ¿sufrieron acaso más que nuestro pueblo? ¿no es lícito exigir que cedan una ínfima cuota de lo mucho  que poseen, luego  de haberse beneficiado excesivamente con Macri?

Siendo así las cosas, en las elecciones se decide si vamos a afianzar un gobierno nacional que intenta gestionar beneficiando a todos o le devolvemos el poder a los Ceos de los bancos y los monopolios sin patria que saquearon al país y lo pusieron de rodillas frente a los centros financieros del capitalismo senil.

Las cuestiones accesorias no pueden oscurecer el objetivo principal

Los cuadros provinciales son variados y es sin duda diversa la opinión que tenemos respecto a la gestión de cada provincia. Pero, siendo que se trata de una elección nacional ¿no debe  considerarse además que ningún gobierno de alcance provincial, por eficaz y honrada que sea su gestión, puede brindarnos prosperidad en un país en ruinas? Basta advertir los índices de pobreza, que crecieron en todas partes con el gobierno de Macri, para comprobar que las provincias jamás podrían salvarse aisladamente. Esta misma constatación vale en las provincias donde un gobierno alineado con el oficialismo nacional se hubiera desacreditado ante los electores independientes ¡ya llegará el turno de la elección provincial! ¿Se obtendrá un beneficio de orden local, castigando al gobierno de Alberto Fernández y premiando a las fuerzas que llevaron a la agonía a toda la patria y el pueblo argentino?

En varios distritos el FdT presenta en las PASO más de una lista. Es lo que ocurre en Santa Fe y Tucumán, entre otros casos. En esas situaciones, Iniciativa Política sólo llama a votar al FdT, sin hacer distingos respecto a la interna. Nos abstenemos de opinar sobre cada una de las listas que competirán por representarnos; manifestamos exclusivamente el deseo de que prime, dirimida la interna, la voluntad de unirse contra el enemigo común, los socios locales del bloque oligárquico. En otras provincias aquel problema no se presenta, pero el  gobierno local ha sufrido críticas y cuestionamientos, capaces de afectar el éxito electoral. Ante esta circunstancia, llamamos a priorizar el objetivo central de estas elecciones, donde lo que está en juego es más importante que premiar o castigar a la gestión local.

Dos situaciones  requieren, creemos, una consideración especial. La primera es la interna de la provincia de Santa Fe, paradigmática para impulsarnos a no tomar partido, respecto a la interna del FdT. Por una parte, apreciamos claramente el desempeño cumplido por Agustín Rossi en el Ministerio de Defensa, representativo de un viraje indudablemente positivo en el tratamiento de los temas de la Defensa Nacional y la tarea de impulsar una política nacional hacia las Fuerzas Armadas. Por otra, estimamos el rol cumplido por la senadora Sacnun en el parlamento y la política nacional y santafesina. Que estén hoy en listas opuestas demuestra, a nuestro entender, que no podría entenderse “la interna” santafesina como una expresión, mínimamente clara, de diferencias ideológicas. Al mismo tiempo, rechazamos el argumento de trazar un signo igual entre el gobernador Perotti, por reparos que puedan hacérsele a sus  posturas, con el gobernador de Córdoba ¿Cómo equiparar a Schiaretti, que en las elecciones del 2019 promovió el voto a favor de Macri, con un impulsor del FdT? ¿Vamos a ignorar que el PJ santafesino apoyó sin excepciones en el parlamento nacional todas las iniciativas de Alberto Fernández, mientras los diputados schiarettistas votaban con el PRO? Finalmente, como lo ha señalado Victorio Paulón, las fuerzas empresariales de la provincia de Córdoba, que son la base del “peronismo” schiarettista, no tienen parangón en la bota santafesina, ni estructural ni institucionalmente. Siendo así ¿cómo podríamos respaldar en Santa Fe a uno u otro de los contendientes internos? Sólo rogamos que debatan en las PASO sin descalificar al contrario y estemos unidos contra el verdadero enemigo. Y esto vale para todo escenario en el cual se dirima la representación interna, en cualquier lugar del territorio nacional.

Tenemos, por último, el caso especial de la provincia de Córdoba. El FdT enfrenta, allí, a dos variantes neoliberales: por un lado, el bloque macrista; por otro, al “peronismo” oficial, que  responde a los núcleos del poder económico local y por ese motivo se niega a respaldar al gobierno nacional en todas las iniciativas que afectan al stablishment, que tiene su usina de ideas y proyectos en la Fundación Mediterránea. Si la prensa hegemónica designa a esa puja como lucha “entre peronistas”, cabe señalar que la lista presentada por el FdT explica con claridad que el gobernador Schiaretti “repartió las boletas de Cambiemos y Macri” en las elecciones presidenciales del 2019, mientras otros peronistas (Caserio, Gill, Ruitort, entre otros) llamaron a votar por Alberto Fernández y no pueden ser calificados –adoptando la óptica de Nicolás del Caño– como algo equivalente al “cordobesismo” de Schiaretti, pese a provenir de las mismas filas. A nuestro juicio, estas circunstancias, a las que debe añadirse que se ha conformado una lista plural, que incluye más dirigentes obreros que el resto, con  figuras prestigiosas, como Hilda Bustos; con líderes de la FUC; y conserva a los que presentó el Frente para la Victoria, como Pablo Carro, bastan para celebrar el avance dado en la lucha por reunir fuerzas nacionales, en una provincia señalada por votaciones favorables a Macri, que fue favorecido por el oficialismo provincial.

Como conclusión del análisis sobre lo que está en juego en las PASO y en noviembre, cabe  señalar al pueblo argentino que si en los próximos comicios algún elector que no encontrara motivos para votar al FdT motivado por “el amor”, debiera votarlo movido por el espanto: fortalecer a la oposición sólo puede llevar a un retroceso hacia el abismo en que nos sumió Macri, sea cual sea la figura que lo sustituya como jefe de esa tropa de ocupación extranjera que lideran el PRO y la derecha radical. Sólo el Frente de Todos, con sus límites y defectos, puede privilegiar los intereses mayoritarios y defender a la patria en el mundo  actual, donde pugna por someterla el imperialismo mundial, liderado por el decadente poder estadounidense. Esta afirmación sintetiza experiencias que han vivido todos los argentinos en estos años, y muy particularmente durante la pandemia: vimos a los grupos del poder económico privilegiar sus negocios a la salud pública; al gobierno enfrentándolos, a veces con timidez, para atender las urgencias de las mayorías populares, dando prioridad a la salud y el empleo, auxiliando a los hambreados, asistiendo a la pequeña empresa, luchando contra el hambre, resistiendo las presiones de la usura internacional. En ese cuadro lleno de dificultades, sometido a los condicionamientos que impone la renegociación con el FMI, con todo lo que implica en el trato con los gobiernos del poder global, se sostuvo una política de compromiso con las fuerzas del nacionalismo popular latinoamericano –recordar el respaldo a Evo Morales, la opción por Castillo en el Perú hermano y las relaciones privilegiadas con el  presidente de Méjico, entre otros datos igualmente estimables–sin resignar independencia en la relación con todos los países del mundo. Sobran las razones, en consecuencia, para luchar con firmeza para sostener lo alcanzado. Otras metas de mayor alcance requieren, como condición, defender el terreno conquistado en las elecciones del 2019, al echar a Macri del poder político. La unidad férrea del campo patriótico que defiende al país y las mayorías que son su expresión viviente son indispensables, para esos fines.

Iniciativa Política levanta, como su razón de existencia, nuestro programa de liberación nacional y unidad latinoamericana, un proyecto más ambicioso que el hoy vigente, y llama a los argentinos que quieran terminar con la decadencia argentina y vencer definitivamente a las fuerzas colonialistas a construir una fuerza dispuesta a emprender esa gran empresa, única garantía que impedirá el retorno de los que pugnan por mantener el yugo extranjero. Esta tarea histórica, es claro para nosotros, requiere que probemos la voluntad de luchar en el duro presente, sin ignorar los límites que impone la conciencia y el nivel de organización que tiene hoy el pueblo argentino. El Frente de Todos es el instrumento presente disponible actualmente, para enfrentar a la antipatria y no retornar al momento lamentable en el cual  cedimos a Macri y su banda la presidencia de la Argentina.

7 comentarios en “Frente a las elecciones legislativas del 2021”

  1. Excelente documento Aurelio!! Suscribo todas y cada una de las afirmaciones, así como el análisis de la situación. Un fuerte abrazo a todos/as los/as compañeros y compañeras del campo nacional y popular!!

  2. Vamos juntos con el ¡¡¡FRENTE DE TODXS!!! KUMPAS en eso no se duda. GRACIAS TOTALES por el análisis «Iniciativa Política», Aurelio. ¡¡¡Contra el CAPITALISMO NEOLIBERAL!!! y con LA MATRIA-PATRIA GRANDE UNIDA y SOBERANA

  3. Me parece muy bueno el Análisis.
    Lo que es difícil de digerir son algunos candidatos, que viene del Cordobesismo.
    Pero por encima de las Críticas internas y no haber dado las Paso en el Fdt Córdoba.
    Hay que seguir integrando el Fde TODOS CÓRDOBA, y sobretodo ser muy claros en el Apoyo al Gobierno Nacional y Popular

  4. Me parece muy bueno el Análisis.
    Lo que es difícil de digerir son algunos candidatos, que viene del Cordobesismo.
    Pero por encima de las Críticas internas y no haber dado las Paso en el Fdt Córdoba.
    Hay que seguir integrando el Fde TODOS CÓRDOBA, y sobretodo ser muy claros en el Apoyo al Gobierno Nacional y Popular
    Ésto es lo que hemos definido mayoritariamente en CUMPA

  5. En un todo de acuerdo, debemos votar por la alternativa Nacional y Popular que encabeza Cristina Fernandez de Kirchner.
    Me gustarïa que exista una opción Antiimperialista que desee salir de este Capitalismo enemigo del Pueblo, pero por el momento no existe esa opción deseada.

  6. Comparto el presente documento de Iniciativa Política, no podemos ignorar las constantes operaciones realizadas por el «macrismo» con el nefasto propósito de seguir demonizando al Movimiento Nacional, a sabiendas que es el único recurso que tienen las mayorías populares para dar el gran salto a un futuro de justicia y bienestar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.