“El gobierno nacional quiere desentenderse de la Salud Pública”/Hugo Roland

Parálisis en el Ministerio de Salud de la Nación: sub-ejecución presupuestaria durante el 2016 y ajuste para el 2017, faltante en provisión de insumos y medicamentos contra el VIH y otros tratamientos. Desde Iniciativa Política Laura Gastaldi y Mariana Reznichenco entrevistaron al Dr. Hugo Roland, ex director del Hospital Rawson.

La cartera conducida por el Ministro de Salud de la Nación, Dr. Jorge Lemus, se encuentra prácticamente paralizada. El  presupuesto asignado para el 2017 es solo un 4,9 % mayor al de 2016, muy por debajo de la inflación estimada para este año, de alrededor de 25%. Además, a lo largo de 2016 se subejecutó el 18% de la asignación presupuestaria, de manera  que sobre el total quedaron sin utilizar $5.500 millones de pesos. La subejecución es una constante en la gestión de Cambiemos, no sólo en su primer año de gobierno en el Estado Nacional, sino también en la Ciudad de Buenos Aires. Es un recurso utilizado para ajustar el gasto en determinadas áreas, sin generar la repercusión que implica recortar el presupuesto.

Algunos números son llamativos. Por ejemplo, entre los programas importantes: “El de Investigación para la Prevención y Control de Enfermedades Tropicales y Subtropicales” se ejecutó en un 3,91% y de la partida de la “Lucha contra el SIDA” se gastó un 55%. Del ítem “Prevención y Control de Enfermedades Endémicas” se ejecutó un 49% y del “Programa de Detección y Tratamiento de Enfermedades Crónicas” lleva gastado el 39% de sus partidas. Otros programas menores apenas superan el 10 por ciento, según un informe del diario La Nación de Enero de 2017.

Por otro lado, esta semana, se oficializó la renuncia del viceministro Néstor Baliñao, que sigue a otros seis funcionarios que abandonaron sus funciones en el ministerio, entre ellos Sebastián Laspiur, ex director de Promoción de Salud y Control de Enfermedades no transmisibles; Héctor Coto, ex director de Enfermedades Transmisibles por Vectores y Carla Vizzotti, ex directora de Enfermedades Inmunoprevenibles.

CRISIS EN LA PROVISIÓN DE INSUMOS Y MEDICAMENTOS PARA VIH

El Dr. Carlos Falistocco, a cargo de la Dirección Nacional de SIDA y ETS, renunció en septiembre de 2016, cuando asociaciones de profesionales denunciaron la falta de reactivos y distribución de preservativos. No se registran compras de éstos, ni insumos, ni medicamentos desde julio de 2016. En este escenario, el stock remanente que había permitido la distribución regular dejo de dar abasto para cubrir la demanda. Esta situación se dimensiona con mayor nitidez si tenemos en cuenta que se subejecutó casi el 40 por ciento del presupuesto asignado a dicha área.

La estrategia mundial para el control de la epidemia de VIH persigue tres objetivos: la detección del 90% de las personas que viven con VIH, que el 90% de las personas que conocen su diagnóstico reciban tratamiento, para que el 90% de las personas tratadas no tengan el virus detectable en sangre, logrando de este modo controlar la transmisión. La principal dificultad que afrontan la mayoría de los países, se relaciona con la cobertura terapéutica.  En Argentina, ese porcentaje es de 74%, de los cuales el 70% es cubierto por el Estado, encontrándose entre los países con mayor cobertura mundial.  A partir de la sanción de la Ley Nacional de Sida, vigente desde el año 1990, se garantiza el acceso gratuito a la medicación para las personas con VIH,  obligando al Estado Nacional a cubrir la totalidad del tratamiento, incluyendo los materiales y campañas informativas, la entrega gratuita de preservativos en todo el país y los insumos necesarios para la realización de los test de detección, los exámenes de recuento de CD4 y control de carga viral.

Es el Ministerio de Salud de la Nación, a través de la Dirección de SIDA y ETS, quien se encarga de proveer y distribuir en todo el país los insumos y la medicación. En nuestra provincia, la principal boca de distribución es la farmacia del Hospital Rawson. Esto nos explicaba el infectólogo Dr. Hugo Roland, director de dicho hospital durante 13 años, al describir la situación actual en nuestra provincia:

“Mandan menos preservativos y con menor frecuencia, ahora hace tres meses que prácticamente no están mandando. Material informativo no mandan nada hace seis meses. Los pacientes no están sin antivirales, pero si están enviando menos partidas, y se están fraccionando los tratamientos. En lugar de entregar el tratamiento completo una vez mes a cada paciente, como en los últimos años, se comenzó a fraccionar y entregarlos primero cada 15 días y ahora de manera semanal, poniendo en riesgo la adherencia al tratamiento. Desde el año 2005 nunca faltaron antivirales. Ahora, en el sistema público de salud, están obligados a fraccionar y el fraccionamiento es sinónimo de crisis.”

La provincia de Córdoba cuenta con el Programa Provincial de Sida, creado por ley en el año 2004,  del cual el Dr. Hugo Roland fue fundador y director:

“En Córdoba, el Gobierno Provincial está cubriendo ese faltante. De esta manera, el Gobernador Schiaretti, al no denunciar esta situación, convalida la descentralización perseguida por el Gobierno nacional. Pero hay algunas provincias que no cuentan con programas provinciales, y el panorama es desolador, porque dependen exclusivamente de las partidas que envía el Ministerio de Salud de la Nación. El fin último es que las provincias y los municipios comiencen a hacerse cargo de estas funciones. El gobierno nacional quiere desentenderse de la Salud Pública.

Por otro lado, La Sociedad Argentina de Infectología (SADI) envió una carta al ministro de Salud, para expresar su “profunda preocupación” ante la falta de provisión de drogas para la tuberculosis y advertir sobre las “graves consecuencias” de la interrupción del tratamiento. En ese sentido, el Dr. Roland señala:

“El ministerio retrasó varias compras para el tratamiento de esta enfermedad y la interrupción de los esquemas habituales aumenta muchísimo el riesgo de surgimiento de bacterias multirresistentes. Desde el ministerio contestan que se cuenta con otras drogas como Estreptomicina, pero no están diciendo la toxicidad elevada de la misma, y que su administración es intramuscular, lo que dificulta la continuidad del tratamiento. Es inadmisible esta situación, el tratamiento completo para la Tuberculosis cuesta sólo 60 dólares. Este abandono por parte del Estado nos habla del profundo desprecio del gobierno nacional por la Salud Pública y por los sectores vulnerables de la población, que son quienes más la necesitan.

"Este abandono por parte del Estado nos habla del profundo desprecio del gobierno por la Salud Pública y por los sectores vulnerables de la población, que son quienes más la necesitan”, señala Roland.
“Este abandono por parte del Estado nos habla del profundo desprecio del gobierno nacional por la Salud Pública y por los sectores vulnerables de la población, que son quienes más la necesitan”, señala Roland.

DERROTERO  DE LAS POLÍTICAS EN EJECUCIÓN

Un informe publicado recientemente por la Fundación Soberanía Sanitaria, dirigida por Nicolás Kreplak (viceministro de salud durante la gestión del Dr Gollán), muetra los retrocesos y la pésima gestión que viene llevando a cabo el Ministerio de Salud de la Nación. Algunos aspectos relevantes son los siguientes:

Se desmanteló la dirección de enfermedades transmisibles por vectores que llevaba adelante planes de prevención y control de Dengue, Zika, Chagas y Leishmaniasis. Esto contribuyó a provocar una de las peores epidemias de Dengue de la historia (40 mil casos confirmados y 73 mil sin confirmar por falta de reactivos). En esta secretaría se subejecutó el 32% de los recursos disponibles, quedando mas de 500 millones sin utilizar.

 – El Programa de Salud Sexual sufrió el peor recorte de personal de todas las áreas.

 – El Programa Argentina Sonríe, lanzado en 2015, fue paralizado y finalmente derogado en octubre 2016 – También fue derogado el Plan Cunita.

 – El Programa REMEDIAR, que realiza la compra y distribución de medicamentos a los centros de atención primaria de todo el país, sufrió una reducción de un tercio de sus tratamientos, comparado con 2015. Esta gestión no realizó licitaciones para el programa durante todo el año y dio de baja contratos con laboratorios de producción pública de medicamentos. La mayoría de estos tratamientos están vinculados a enfermedades crónicas como HTA, DBT, epilepsia y asma.

– El Estado abandonó la regulación de precios de medicamentos que realizaba la Secretaría de Comercio de la Nación y el 85 % de los medicamentos de mayor demanda aumentaron mucho más que el promedio de la inflación.

 – Mediante la disposición nro 10567 de la ANMAT se retiraron cerca de 93 medicamentos del sistema de trazabilidad, creado como herramienta para evitar el robo, adulteración y contrabando de medicamentos. Ello, a requerimiento de los laboratorios privados en función de bajar sus costos, con cargo al conjunto de la población.

LA DESCENTRALIZACIÓN COMO FORMA DE REDUCIR EL ESTADO

Esta aparente desidia del Ministerio de Salud no es otra cosa que la consecuencia necesaria de la aplicación del plan económico en curso ejecutado por las clásicas minorías oligárquicas de la Argentina. Su objetivo se encamina a reducir y, de ser posible, desmantelar las incumbencias del Estado vitales para el conjunto de la población. Ello como consecuencia del desfinanciamiento originado por la “amnistía impositiva” ofrendada por el Gobierno Nacional en beneficio de las minorías de más altos ingresos: reducción casi total del Impuesto a los Bienes Personales, quita de retenciones a la agro-exportacíon, a la minería y al petróleo, a los sectores monopólicos de la industria, el pago a los Fondos Buitres, entre otros. Paralizar un ministerio no persigue otro objetivo más que continuar con la conocida política neoliberal de achicar el Estado Nacional, descentralizando sus funciones. La paulatina y constante transferencia de sus competencias a provincias y municipios parece ser el objetivo del gobierno de Mauricio Macri.

7 comentarios en ““El gobierno nacional quiere desentenderse de la Salud Pública”/Hugo Roland”

  1. Ya lo pasamos cdo se descentralizo los hosp nacionales como el h clínicas y la mat nacional..Con un gobierno similar a este..Ahora van x más..Así se sigue recortando las posibilidades de la salud pública a mucha gente.xq ahora en estos dos hospitales se paga si o si para poder ser asistido..Es una lástima hay excelentes profesionales y son instituciones históricas..El hosp clínicas ahora atiende la mayoría pami..Cdo eso debería hacerlo lo privado.pero sino no se mantiene…Es todo una cadena de supervivencia de estas instituciones xq sino estarian cerradas desde hac años.LAMENTABLE.

  2. Muy rigurosa la nota y como siempre comprometidas las repuestas del Dr Roland. La salud es política y este gobierno vino a hacer negocios con la enfermedad.

  3. Muy buena nota, refleja claramente la estrategia “oculta” de ajustar y subejecutar para volver a crear la sensación de Estado ineficiente y tener argumentos para la privatización y/o tercerización de servicios. La Salud es un Derecho, no un servicio ni un seguro, y el CUS ni eso.

  4. Es lamentable lo que está sucediendo…y lo peor es que la mayoría parece no darse cuenta o no importarle…un verdadero horror!!!. Adriana Lopez médica de un hospital público.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *